miércoles, 1 de noviembre de 2017

He iniciado un nuevo blog

Amigos lectores... desde hoy no escribiré más en este blog.
En adelante publicaré en Crónicas Personales 2.0

¡Allá Nos Vemos!

Nota 1:  En esta fecha el marcador de visitas registra 45.370 visitas.

Nota 2: El 5 de noviembre de 2017 creé mi cuenta en Patreon. Te invito a ser uno de mis mecenas.



jueves, 14 de septiembre de 2017

Confirmado: ¡Estoy aprendiendo inglés!

Hace un par de años me propuse ir aprendiendo inglés poco a poco.
Los programas con los que más he aprendido son Pimsleur y Duolingo.

A veces pienso que no he aprendido tanto, pero hoy tuve una gran alegría al terminar el test de validación de habilidades que ofrece la plataforma de Upwork a sus miembros que buscan trabajo como freelance por internet.

Mientras llenaba mi perfil, me sugirieron validar mis habilidades, por lo que decidí hacer el test de 40 preguntas en 40 minutos, sabiendo que si me iba mal, no lo podría repetir hasta 30 días después.

De acuerdo a mis principios, hice el test con total honestidad, sin consultar a nadie ni a nada, y el resultado fue el siguiente:


Como consecuencia, mi perfil de Upwork agregó mi habilidad de traducir textos de inglés al español, ¡Yupi!


viernes, 8 de septiembre de 2017

La última de Samuel Esteban

Anoche, nuestro hijo Samuel, de 14 años, regresaba de su entrenamiento de Rugby en el Club Naval de Las Salinas (Viña del Mar). Durante su trayecto en la micro 509 hacia Rodelillo, Valparaíso, subió un vendedor muy carismático, que empezó diciendo que era una especie de supermercado ambulante. En efecto, ofrecía varios productos y era muy convincente acerca de lo bueno que son. Como resultado muchos pasajeros le compraron, y cuando llegó al final del pasillo se encontró con Samuel y tuvieron el siguiente diálogo:

Samuel:    No tengo plata pero quiero decirle que usted es el mejor vendedor de micro que he conocido.
 Vendedor: Oh, gracias, tus palabras me dan ánimo… así que ¡toma!  (y le regaló un alfajor).

Comentario final de papá chocho:

¡Me encanta que Samuel participe en eso tan precioso que es el dar y recibir! (algo muy acorde a los valores del Reino de Dios).

lunes, 4 de septiembre de 2017

¡Tengo trabajo!


Hoy tomé consciencia de esta realidad. Y como consecuencia, celebro que así sea.
Mi situación es un tanto comparable con lo que le pasa a una mujer -que está dedicada al cuidado de su hogar- cuando le preguntan si tiene trabajo. Unas responderán “No tengo trabajo, sólo soy dueña de casa”, pero otras dirán “¡Tengo mucho trabajo!”

Imagina el siguiente dialogo:
-          Santiago, ¿tienes trabajo?
-          No, estoy buscando trabajo.
-          ¿Y de qué has vivido tú y tu familia estos últimos 6 meses?

Desde hoy creo que voy a responder esta usual pregunta, de una manera diferente.  Es cierto que no he tenido un trabajo formal, pero no he dejado de trabajar, de servir, de ayudar al prójimo, de compartir el evangelio en palabras y en obras. Tengo la certeza de que sobre todo es a Dios a quien sirvo, y que él es galardonador de los que le buscan. Mi Padre celestial es mi Señor, mi amo, mi jefe, mi empleador. Estoy a sus órdenes, y creo que Él se deleita en regalonearnos proveyendo lo que necesitamos para vivir y para compartir con el que tiene necesidad.

Vamos con un ejemplo: En el último mes, recibimos como familia, ingresos que duplican lo que recibíamos en mi último trabajo. Nuestra mayor fuente de recursos proviene de personas que son tocadas por Dios para bendecirnos financieramente. ¡Esto nos impacta, y nos lleva a ser más humildes y agradecidos!

Gracias a Dios no tenemos ninguna deuda. Hasta pudimos adquirir y pagar completamente un departamento en estos meses de “cesantía”. Dios nos ha bendecido de maneras inesperadas. ¿Por qué hace eso? Creo que es porque somos sus hijos, sus hijos amados, hijos que le sirven y que anhelan ser cada vez más útiles en su Reino. No encuentro otra explicación.

Por supuesto que Ruth y yo también estamos dispuestos a trabajar en otro tipo de trabajos, y cuando eso suceda, continuaremos viendo a Dios como nuestra principal fuente de sustento; pero ¡déjame saborear este tiempo!

Soy profesor de enseñanza básica, me encanta enseñar, varios reconocen que tengo un don de la enseñanza, y me gustaría mucho poder bendecir a muchos niños con mi servicio. Debido a ello he estado presentando curriculum vitae en distintos establecimientos educacionales. Todavía no estoy empleado como docente, pero mientras tanto, y seguramente después también, seguiré haciendo los trabajos que me encargue Dios… como por ejemplo, escribir esta publicación, que como muchas anteriores, puede servir para el bien de mis lectores y para que Cristo se glorifique a través de ello.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Me robaron el celular

Varias veces publico buenas noticias en mi blog.
Esta vez escribiré sobre algo malo que me sucedió.

El jueves en la tarde, me di cuenta que no tenía mi celular.
Lo busqué, pero no lo hallé. Llamé a mi número desde el celular de los vecinos, pero nada pasó.
Minutos después me dijeron que una mujer llamó diciendo "Yo tengo el chip de Santiago Castro".
Nada más supimos al respecto.

Tuve la esperanza de que pudiera aparecer. Oré pidiendo a Dios que me diga cómo encontrarlo... pero en 20 horas nada pasó.

Me encantaría decirte que después lo recuperé, pero no fue así. A la hora 21 me dieron un nuevo chip con mi número y con eso creo se acabaron las posibilidades de recuperarlo.

Esto me hace pensar sobre la delincuencia, sobre la oración, sobre cómo oír la voz de Dios, sobre la maldad en este mundo, sobre cómo reaccionar ante la adversidad, etc.

Recuerdo que el año pasado nos robaron el auto desde fuera de la casa, pero en dos horas los carabineros lo recuperaron sin mayor daño.
Recuerdo que el año pasado alguien me hurtó la billetera en un bus entre Temuco y Loncoche, y poco tiempo después alguien me llamó diciendo que la encontró en un estacionamiento de un supermercado en Valdivia (la recuperé con todos los documentos).

No sé cómo podrá terminar esta historia.
Puede ser como me gustaría o como no me gustaría, pero espero que todo esto ayude para bien.
_____________________________________________________________________________

Valparaíso, 2 Septiembre 2017. 1:10 PM

Tengo que contarte que por esas cosas increíbles que hace Dios, una persona por obediencia al Espíritu Santo, me hizo un depósito para que me compre un celular nuevo.
¡Maravilloso!
Sinceramente no escribí para que alguien me regale un celular, sino para mostrarme vulnerable a los robos y para presentar un caso en que aparentemente no tiene respuesta mi oración, pero Dios no deja de sorprenderme.

jueves, 24 de agosto de 2017

Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma

Estoy leyendo el libro "Límites para nuestros hijos". Es muy bueno. Me hace pensar, me enseña, me inspira y me aporta citas bíblicas de gran valor.
Ahondando más en la Biblia, encontré un versículo que me llama para que escriba de él.
Proverbios 29:17 dice: "Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma".
Pienso que tuvimos, Ruth y yo, la preciosa tarea de amar y de corregir a nuestros hijos (como muestra de ese amor); y que como consecuencia, hoy disfrutamos del descanso y de la alegría al alma que eso nos da.
La tarea no ha terminado, ya que Samuel tiene 14 años y Susana 12, pero es valiosisimo ver cómo ha sido cultivado el carácter de ambos. Siguen dependiendo de nosotros, sus padres, pero a medida que van creciendo en responsabilidad también va creciendo su libertad.

Belleza y limpieza en una quebrada de Valparaíso

Esta foto la tomó Renato de Brasil. Al fondo aparecen algunas palmas chilenas.

El domingo pasado invitamos a almorzar a tres amigos: un brasileño y dos peruanos.
Después de comer los llevamos unos metros más abajo de nuestro Block, a un mirador del Cerro Rodelillo, desde donde se puede apreciar la bahía de Valparaíso y una quebrada que se caracteriza por tener hermosos ejemplares de palmas chilenas (que son una especie que Conaf quiere declarar en peligro de extinción. Si quieres más información, haz clic aquí)

Una vista más panorámica.

A Fiorela de Perú le encantó el lugar, pero lo único malo fue que había mucha basura cerca del mirador, la que fue depositada hace no sé cuanto tiempo en la quebrada.



Pensé que un día de estos podría salir a limpiar ese lugar, y eso fue lo que hice hoy en la mañana.
En las fotos de arriba sale el antes y el después de la limpieza.
Quedé feliz por la misión cumplida.

¿Que qué me motiva?
Me motivan los valores del Reino de Dios. 
Pienso que a Jesús le gusta que la gente viva en ambientes bellos y limpios.


Esta es la basura que recolecté.


En ese camión se fueron las 11 bolsas.

martes, 22 de agosto de 2017

Tentado a consumir


Sin buscarlo, descubrí cómo vencer la tentación a consumir.

Contexto:  Estaba visitando una librería cristiana. Revisando los estantes descubrí que no tenía un libro de una buena serie de libros de Darrow Miller y otros autores. Me saltó el corazón por el deseo de comprarlo, pero hice una pausa y no lo hice.

¿Qué me llevó a no comprar?

Me di cuenta que si me enfoco en lo que NO tengo, voy a querer adquirir ese nuevo libro. (“¡Vaya, no tengo ese libro, podría comprarlo, se ve que es bueno, no está caro, tal vez en otra oportunidad no esté a la venta!”)

Pero si me enfoco en lo que SÍ tengo, voy a vencer el impulso de querer comprar. (Es cierto que sería bueno tenerlo, pero, ¿he leído completamente los otros 3 libros que tengo de esa serie de estudios? No, entonces, me centraré en lo que ya tengo y les sacaré más provecho. Más adelante, podría comprar el que me falta. No hay apuro.)

Probablemente, no todos tienen las mismas tentaciones consumistas que yo, pero que cada uno lo aplique a su área de debilidad.

Nota: Como consecuencia de este aprendizaje, he estado leyendo uno de los libros de la serie que he mencionado (“El Reino inconmovible de Dios”) y le estoy sacando mucho provecho.

jueves, 17 de agosto de 2017

Prefiero cumplir 48 que 18, ¿por qué?

Ayer cumplí 48 años y viví ese día con mucha paz y alegría.
Hace 30 años cumplí 18, y no lo viví ni con paz ni con alegría.

No quería cumplir 18 (ni 19, ni 20, ni 21, ni 22...) porque sentía que no representaba físicamente tener esa edad y sobre todo porque me avergonzaba tener que reconocer que no tenía polola (entiéndase "novia", para mis lectores no chilenos), que nunca había estado pololeando y ¡que ni siquiera había dado un beso alguna vez en la vida! Como puedes apreciar, ser un JAMÁS BESADO no era motivo de orgullo para mí.

Permíteme retroceder un poco más en el tiempo.

Cuando tenía 14 años, una vez mi profesora jefe, en primero medio, conversó conmigo... y al oír mi visión sobre las mujeres, se asombró y me dijo que pensaba que me estaba saltando etapas. A ella le parecía raro que yo no quisiera tomar a las mujeres como objeto, y que no estaba dispuesto a jugar con la atracción sexual, como tantos a mi alrededor. En el fondo, para mí lo ideal era esperar hasta conocer a quien sería mi esposa.

En teoría eso sonaba bien, pero en la realidad cada vez se me hacía más difícil vivir en esa verdad, ¡principalmente cuando descubrí cuan atractivas son las mujeres!

¿Qué pienso hoy?

Pienso lo mismo que le he recomendado a muchos:

  • Que está bien esperar. Está muy bien, aunque la presión social sea gigante para que te amoldes a la mayoría.
  • Que me hubiera gustado que algún adulto me hubiera afirmado más en mis creencias, que tenían bastante sustento bíblico, por lo demás.
  • Que realmente no tenía porqué sentirme avergonzado. Al contrario, era un motivo para alegrarse y un signo de madurez y de respeto al prójimo (sobre todo "a las prójimas").
  • Que es sabio postergar la gratificación, es decir, que vale la pena reservarse lo más puro para el matrimonio 
  • Que es un mito que sea necesario tener más experiencias sexuales antes del matrimonio para triunfar en el matrimonio (te aseguro que la luna de miel será más dulce mientras menos experimentado seas).
  • Que esa edad era un buen tiempo para aprender a amar en situaciones no románticas, y para aprender bien cual es el diseño de Dios para el matrimonio, la familia y la paternidad.
  • Que estuvo bien haber priorizado por buscar la unidad espiritual y de alma, con quien habría de ser mi amada cónyuge, sabiendo que la atracción física vendría por añadidura.
Hoy tengo 48 años, y gracias a Dios tengo un precioso matrimonio, con mi amada Ruth.
Tenemos dos hermosos frutos, Samuel y Susana. Y espero que ellos sepan valorar el consejo de Dios y el ejemplo de su padre en esta área.

viernes, 11 de agosto de 2017

Sed agradecidos...

Unos días atrás, llevé a la práctica una idea que tenía pendiente: Entregar personalmente mi gratitud a algún funcionario del Serviu (Ministerio de Vivienda y Urbanismo) por todo lo que hicieron como servicio público a favor de nuestra familia.

Hace algunas semanas, concluyó nuestro proceso de compra de un departamento usado, financiado con el subsidio habitacional DS1 y con ahorros propios, pero como en ese tiempo yo estaba en Uruguay, no había podido expresar mi gratitud, como era mi deseo.

Así fue como, al pasar frente a las oficinas del Serviu, en Bellavista, Valparaíso, le pregunté a un funcionario con quién podría hablar para cumplir mi propósito. A él le llamó la atención mi petición y me pidió que espere mientras le iba a decir a su jefa.


Su jefa me escuchó, se alegró de que alguien tenga ese gesto de cortesía y me pidió que espere otro poco, porque quería contarle la noticia a su jefa (¡a la jefa de la jefa!).

Poco después volvió con un joven que se presentó como el periodista del Serviu, quien me solicitó que le acompañe a un lugar donde improvisó un estudio para grabar un video en el que yo exprese lo que está en mi corazón.

Eso hice. Me presenté, conté lo de la compra con subsidio, aclaré que sin esa ayuda no podríamos haber comprado nuestra vivienda y di gracias a todos los que están detrás de los múltiples trámites. El periodista me dio las gracias ¡y me dijo que subiría ese video a las redes sociales del Serviu!

Cuando salí de ese lugar, pensé que un corazón agradecido puede desencadenar mucha alegría. Para ellos el efecto fue inesperado (porque es más común que el público se acerque para presentar quejas que felicitaciones) y para mí fue un motivo de gozo, al comprobar que sigue teniendo razón la Biblia cuando nos exhorta a ser agradecidos (Colosenses 3:15).

¡Extra, Extra!
Acabo de visitar la página de Facebook de Serviu Valparaíso... y vi que el 3 de agosto publicaron mi video.

viernes, 17 de febrero de 2017

Una vivienda para los Castro Liempi

Ese soy yo, frente al departamento
Nuestro departamento se ubica en el edificio torta encerrado en un círculo
Estamos contentos de saber que Dios nos abrió una puerta para vivir y servir en Valparaíso.
Valparaíso es una me mis ciudades favoritas. En esta comuna (más específicamente, en Laguna Verde), conocí a Ruth y en octubre del año 2000 contrajimos matrimonio.

Es un departamento pequeño, pero tiene tres dormitorios y lo pudimos comprar sin incurrir en endeudamientos... que es algo muy bueno. ¡Gloria a Dios por ellos!

De los dormitorios de los hijos se tiene una hermosa vista  a otros cerros y al mar. También en muy buena locomoción colectiva.

Se encuentra en los Edificios Torta, de Rodelillo. Por eso, cuando me despedí de mi hermana Mely y de su esposo Luis, les dije: ¡En marzo comamos torta en la torta!

El signo rojo señala la ubicación del depto.